Querida hermana: hoy hace 25 años que no veo tu sonrisa sincera y tu cristalina mirada. No pasa un día que no te recuerde, a veces queriendo que estés conmigo, otras agradeciendo a tu enemigo, que un día te llevo de mi lado, porque no veas en que se ha convertido la vida en estos largos años. No sé si tengo la suerte de que estés siempre conmigo, pero si no es así, sé que te entristecerías mucho. Ya nada es igual. Nada. Y no creo que te gustara mucho en lo que se ha convertido nuestro mundo. Siempre te tengo en mi corazón, ahora un poco más lleno. También tengo a nuestro amado padre, con el que espero que estes ahora, por fin. Y por tu Amor, no te preocupes, yo cuido de él, que no te olvida por nada del mundo.

Siempre contigo.

 

Ps: La foto no es mía, es de un fotógrafo llamado Delys. Por desgracias de la vida, no tengo fotos tuyas hechas por mi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *